Debate: Ibn Assad sobre los chemtrails

Pregunta:

Estimado Ibn. Llevo algo de tiempo buscando información sobre los Chemtrails.

Por lo que llevo leyendo en internet, los aviones que dejan un halo blanco tipo nube que desaparece pronto es acción de la condensación del aire o del vapor de agua.

http://www.taringa.net/posts/info/4663497/Porque-los-Aviones-trazan-una-estela-en-el-cielo.html

Pero en los que se queda y expande parecen ser productos químicos. Suelen volar en paralelo, haciendo varias líneas durante diferentes pasadas. Los químicos son metales pesados, unos dicen que para controlar la población, otros que son alteradores del clima

Aquí se puede ver en Cádiz esto último. el lenguaje del que lo ha grabado, tela…

Aquí hay más info:

http://yoyelmundoentero.blogspot.com.es/2013/12/chemtrails-o-contrail.html
http://explayandose.wordpress.com/2012/05/10/john-holdren-asesor-de-obama-dice-los-chemtrails-salvaran-al-planeta/
http://www.trinityatierra.com/chemtrails-%C2%BFque-son/

Supongo que estarás familiarizado con el tema, quizás tengas más información que yo. No me fío mucho de las páginas de internet ni de las fotos por la fácil manipulación, tanto de las imágenes como de la información que acompañan a las mismas.

Me gustaría saber tu opinión al respecto
Saludos

Guillermo
——————————————-
Respuesta:

Hola, Guillermo

Sí, sí, por supuesto que comparto contigo la misma preocupación, y en mi caso, además, sufriéndola no sólo como ciudadano común sino como pequeño agricultor. Es cierto que hay una enorme maraña de desinformación al respecto que vincula este tema con mil y un teorías, y hace imposible un debate en una opinión pública que, entre teoría de la conspiración y teoría de la conspiración, aún se plantea si existe o no la Geoingeniería. Si a esto le añadimos el agravante de que en este tema, como en muchos otros relacionados con la tecnología bélica, la sociedad civil está con un atraso de veinte o treinta años ante lo que ya es una realidad, pues el establishment se asegura que todo esto se presente hoy en día como lo que parece: una “teoría” que, puede que sí, puede que no, y de la que unos pocos hacen hipótesis raras.

Pero no es eso. Por eso es importante centrarse en los hechos más objetivos y en lo innegable. Y lo que es innegable es que se agolpan análisis químicos en los cinco continentes (desde hace décadas en Estados Unidos http://www.geoengineeringwatch.org/water-tests/ , pero en España recientemente también), de muestras de tierra y de lluvia con niveles inexplicables de Bario, Aluminio y Estroncio. No debería haber aluminio en el agua de lluvia… pero la hay.

Hay más datos innegables: la producción agrícola ha variado su padrón productivo y su curva de crecimiento en los últimos veinte años de una forma que tampoco ha sido explicada. Algunos hablan de una segunda Revolución Verde: se produce más, muchísimo más, una producción centralizada en grandes extensiones de monocultivo. Este crecimiento es inversamente proporcional a la decadencia del pequeño agricultor. El hortelano de toda la vida (hablo en España, pero seguro que en otros países sucede parecido) produce nueve o diez veces menos que hace diez años. Este dato es de mi experiencia propia. Hace unos años yo tenía para dar y regalar, para hacer trueque y hasta para vender. Ahora rezo para poder abastecerme a mí mismo. Y esta es la tónica general: o los agricultores se adaptan al nuevo paradigma productivo (y esto supone, usar semillas transgénicas, usar agroquímicos, monocultivo, producción a gran escala), o ese agricultor desaparece como agricultor.

Y hay otro dato, quizás menos evidente para el resto, pero para mí es obvio: el aumento inexplicado de casos de enfermedades raras en crecimiento exponencial, especialmente el cáncer. Por supuesto que no se ha demostrado (y no se puede demostrar) que el aumento exponencial de casos de cáncer esté relacionado con este cambio de paradigma agrícola, pero no hay que ser muy listo para inferir que si la gente tiene cáncer, es debido a lo que comen, lo que beben y lo que respiran. Este dato es el preferido de ciertos “escépticos” que dicen ¿Cómo una supuesta élite puede hacer algo (envenenar el agua o la tierra) que se va a volver contra ellos? ¿Pues acaso no tienen hijos que van a respirar ese aire y comer esa comida?

Creo que quien habla así, confunde el medio con el fin, o lo que ya es una realidad con un “efecto colateral”. Es decir, no les importa que tengamos o no tengamos cáncer, lo que les importa es optimizar el sistema de producción cuantitativamente y controlar absolutamente la producción agrícola. No importa a qué precio. Ni se lo plantean: ¿se envenena el agua? Bien, pero se produce 100 veces más. ¿Los pequeños agricultores pasan hambre? Bien, pero un madrileño o neoyorkino o de tokio tiene acceso a mil tipos de productos alimenticios industrializados a un precio bajísimo. ¿La gente se muere de cáncer? Bien, pero pueden comer carne todos los días de su vida, hasta que se mueran. Este es verdadero dato duro para asimilar: La actual revolución agrícola (y la geoingeniería guarda estrecha relación con ella) responde a una loca demanda de la población de los países desarrollados que exigen una productividad no sólo insostenible sino suicida. Por supuesto que a la mayoría de la población no les gusta la idea de que se les fumigue… ¿a quién le gusta? Pero es más fácil pensar en una maquiavélica y conspiranoica estrategia de una élite a la que le gusta hacernos la puñeta, que ver la relación directa entre esta demanda productiva y nuestra forma de vida. Por ejemplo, los transgénicos. Ya están en nuestra cadena alimenticia. Y sin cultivos transgénicos, la industria cárnica colapsaría ahora mismo. No están acabando con el Amazonas por el placer de destruir, sino para poder maximizar y controlar la producción de piensos para las explotaciones animales. http://www.earth-policy.org/plan_b_updates/2009/update86. Sin transgénicos, no hay superproducción cárnica. Sin superproducción cárnica, no hay cenas de empresa, no hay navidades, no hay motivo para hacer turismo gastronómico, no hay razón para hacerse exámenes de colesterol, no hay motivo para empezar dietas, ni para hacerse liposucciones, y muchos médicos se quedarían en paro.… quiero decir, la geoingeniería, más que a una teoría de la conspiración, responde a un sistema retroalimentado de locura y consumo demandado por una sociedad con tendencias suicidas. Aunque pocos se atrevan a reconocerlo, lo que hace que las agendas de geoingeniería permanezcan secretas es este razonamiento autodestructivo: prefiero vivir en la mentira y enfermo, pero con acceso a todo este despilfarro energético y de consumo, todos esos químicos, todos esos cacharros, todo esta sobrealimentación, toda esa complejidad, todos esos recursos de “salud”, todos esos médicos, todo ese supermercado, poder comer cada día una cosa diferente envuelta en el mismo plástico, poder hacer análisis de sangre anuales para ver si no estoy envenenado, poder seguir con todo esto… prefiero esta forma de vida, y si veo estelas raras en el cielo, pues miro para otro lado.

Este sería un tema. Es cierto que hay otros alrededor de la Geoingeniería: lo militar. Y no sin motivo las empresas responsables de esta segunda revolución verde están vinculadas estrechísimamente con el complejo industrial militar. Ahí sí que no nos dejan saber nada. Se sabe que hay patentes de armas climáticas desde ya hace décadas. Se sabe que desde los años setenta existen programas dentro de la guerra química relacionados con todo esto. (http://www.youtube.com/watch?v=J7OdUMRBFJ0, incluido en España). Y se sabe también que existe una estrecha relación entre los chemtrails y las bases militares (por ejemplo, se sabe que muchos aviones fumigadores en España salen de Morón). El caso es que quien intenta denunciar esto por vías legales o pedir explicaciones a autoridades, se encuentra con un muro infranqueble. Yo lo he intentado. Y como yo, muchos.

En fin, lo que quería subrayar con este email sobre el tema tan interesante y preocupante que abres, es dos puntos:

1) Cuanto más evidentes son los efectos de la Geoingeniería, más teorías (muchas de ellas, descabelladas) aparecen alrededor de obvios desinformadores, y en consecuencia, menos sabemos del tema, menos conocemos, menos credibilidad tiene una problemática que ya es realidad para muchos, y especialmente para los agricultores.

2) Sí que existe un interés (y yo me he topado con él) para que cuando alguien mira al cielo (o analiza la tierra o el agua) y quiera buscar respuestas, se quede sin voz, aislado, sin credibilidad. Es decir, si alguien quiere especular sobre chemtrails por el internet alrededor de teorías de ovnis, aliens, sobre el nuevo orden mundial, sobre cualquier cosa… perfecto. Pero si alguien quiere movilizarse activamente de una forma diligente contra esto (quiero decir, denunciando legalmente, buscando explicaciones oficiales, entrevistando a médicos, bioquímicos, especialistas en clima…) entonces ese tío es silenciado. A veces basta con no responderle. Basta con enviarle una carta, diciéndole en lenguaje administrativo: “no te metas donde no te llaman”. Si molesta un poco más, de repente, ese hombre aparece con un cáncer fulminante, con un Sida raro, un infarto cuando no tenía ninguna patología cardiaca… es así de extraño.

En fin, un afectuoso saludo. No tuve oportunidad para felicitarte por tu tesis. Un abrazo,
Ibn Asad
http://www.ibnasad.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s